lunes, 21 de diciembre de 2009

Enfermedades de los libros



La falta de higiene provoca la aparición y proliferación de agentes patógenos que se alimentan de los estantes o de los propios libros. Existen parásitos vegetales y animales que provienen de las propias materias primas de los libros, que sobreviven al proceso de elaboración del papel y que, posteriormente, se desarrollan y proliferan aprovechando las favorables condiciones de humedad y temperatura reinantes en al biblioteca. Por ello se desaconseja cerrar los estantes con cristales ya que la falta de renovación de aire favorece a los parásitos. Especies vegetales parásitas de los libros: Hongo Chaetomium que provoca manchas amarilloverdosas El acrostalagmus cinabarinu que provoca, manchas de color cinabrio Las alternarias que producen puntitos negros El fusarium que provoca manchas de color cereza El aspergillu repens que produce manchas amarillo oscuro El spicaria elegans que provoca manchas de color castaño Los parásitos animales se comen literalmente los libros. Por ejemplo la polilla azucarera o de los libros, el comejón o carcoma, las barrenillas y los gazmoños.

La polilla azucarera tiene color plateado, forma de zanahoria acabada en tres pelos y mide hasta un centímetro de largo. Come el papel y las pastas pero deja intacta la parte impresa.

El comejón, más pesado pero de menor tamaño. También devora el papel.

Las barrenillas, en estado larvario, se alimentan del papel y del cuero o cartón de las tapas, abren galerías muy profundas que aumentan de diámetro al crecer el insecto. Tras la metamorfosis salen del libro abriendo un agujero de gran tamaño. Fecundan y vuelven a poner los huevos en otro ejemplar.

Los gazmoños, de forma oval y color oscuro brillante, gustan, sobre todo, de cuero y pergamino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario